Arte es Teresa J. Cuevas 

Entrevistar a Teresa J. Cuevas el pasado mayo, fue una oportunidad única en este atípico 2020. Nos llamamos por teléfono, las dos confinadas, y tras casi dos horas de llamada, y oyendo de fondo cómo pintaba, tuve la suerte de descubrir un poquito a esta gran artista.

Teresa se define como arquitecta de formación y corazón, y artista de pasión, pero ¡es mucho más que eso! es la mayor de una familia numerosa, madre, mujer, cariñosa, cercana, simpática, con un corazón enorme y con una vocación al arte que no le cabe en el pecho. Es escucharla hablar de su trabajo, y os aseguro que a cualquiera le gustaría ser como ella, porque desprende ilusión, esfuerzo, mucho cariño y pasión con lo que hace. 

T1.jpg
T4.jpg

"¿Qué entiendes por arte?-esta pregunta es muy difícil María- creo que arte es emoción y siempre lo he creído. Es transmitir emoción y belleza, pero no es sólo eso, hay que estudiarlo y entenderlo, se disfruta el doble"

A los 18 años, Teresa descubre el mundo de lo abstracto. Desde entonces, tras años de formación y estudio, y junto con todas las experiencias vividas, ha conseguido realizar impresionantes obras de arte, dándole identidad a cada una de ellas. 

 

Sus obras son una fusión de lo racional e irracional. La razón es su aliada para la construcción y composición de la obra, sin olvidar que sus mayores maestros han sido los constructores y obreros, y todo lo aprendido en sus años dedicados a la arquitectura. La irracionalidad entra en juego con el color, a través del cual expresa sus ideas, cuenta historias y refleja sus recuerdos.

"Tengo muchos tesoros guardados. A través del color puedo pintar mis recuerdos, fugaces y únicos. Pinto la vida misma, lo relacionado con la naturaleza, cosas que he vivido y que quiero vivir"

o1.png
o6.webp

El mar, los viajes, un momento con sus hermanos... pero indudablemente, sus obras tienen sellados tres lugares marcados en la vida de la artista: Ibiza, por tanto vivido allí con su familia, Portugal, el país de origen de su marido y Asia, por su experiencia durante unos años en Seul. 

El elemento principal y común de todas las obras de la artista es la luz. A través de ella, y combinando claridad y oscuridad, consigue generar armonía y equilibrio entre sí.

03.png
o4.png

Todas sus obras buscan la belleza, transmiten armonía y tranquilidad, y por ello tener una obra de Teresa J. Cuevas en casa es asegurarse tener una fuente de paz para los afortunados.

 

"Una obra de arte aporta luz, color y un nuevo ventanal"

Una obra de arte de Teresa no es un mero objeto decorativo, sino una ventana a otro paisaje, es un acontecimiento que ocurre en tu espacio. El arte transmite algo único a la persona que convive con la obra, le cuenta una historia y le lleva a un paisaje lleno de paz y tranquilidad. .

El arte y el interiorismo son muy amigos pero como toda relación, hay que cuidarla. El interiorista debe conocer qué obras tiene el cliente y con qué obras se podría sentir identificado con su personalidad. Pensar también en la iluminación, la relación de los objetos, la proporción, perspectivas… para ver dónde una obra de arte tendrá mayor impacto y cuál será su mejor lugar.

 

No he tenido aun la oportunidad de ver in situ las obras de Teresa, pero os aseguro que en cuanto la situación me lo permita, iré a conocer de primera mano todo lo que me ha contado.

 

Me muero de ganas de descubrir el arte que hay dentro y fuera de Teresa J. Cuevas. 

T7.png
T12.webp
T15.webp
T11.webp